domingo, noviembre 28

Cántico de sanación - José Respaldiza Rojas


                          
Eugenio Daneri













CÁNTICO  DE  SANACIÓN
                                

Radiante sol azul                                 Tierna libélula
que iluminas,                                       de vuelo curvo,
de opaco,                                             rápido, repentino                                
las limitaciones                                    aletea sobre Elvira
del infinito                                          y derrama mucho
por qué permites                                  amor,
que Elvira                                            que su quebranto
baje el volumen                                   está ávido
de su alegría interna,                           de crisálidas en flor
antes tan intensa.

Tañer de                                              Tímido topo
campana dolida                                   de nariz estrellada
lanza sonoridades                                que sueñas
que sólo sus                                         con salir del
débiles oídos                                       oscuro túnel
escuchan                                              donde vives
y dile                                                   te diré que
que vuelva a danzar,                           Elvira, como buena actriz,
dormida o despierta,                           solo te imita,
como trinar                                          pues en su mundo
de jilguero alto andino.                       se goza con mucha chunga     
                                                             el placer
Canta, canta                                        sano y sincero
monótona chicharra                             salta y brinca
anunciando                                          con jolgorio y sandunga
en totalidad,                                        y es lícito sentir
la liberación                                         la alegría de vivir.
del encantamiento
que carga sobre
sus femeninos
hombros.

Luna de mayo
esfuérzate
en guiar sus pasos
de orquídea
madrugadora
y en atrevida ronda
sonreír como ríen
las luciérnagas al dormir.

(c) José Respaldiza Rojas

Lima - Perú

2 comentarios:

  1. Excelente y emotivo. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por el comentario, Gilda! es cierto, el poema es precioso.

    un abrazo.

    Araceli

    ResponderEliminar

Comente esta nota